Capsulas de Carreño

El día después de .. Por Alexis García Vega, Bogotá..



Por Alexis García Vega..

Bogotá..

Todo volvió a pasar lentamente, el silbido de los pájaros imterrumpió mi sueño, a mi lado estaba mi compañera de batallas, la mujer que a la distancia velaba por mí, como lo hacía ahora personalmente.

La resaca del partido anterior aún se me notaba en la cara y en la voz, había gritado mucho en la dirección del juego, el Deportivo Pasto había jugado su último cotejo bajo mi mando, la actuación fue muy buena aunque el resultado fue muy malo, perdimos 2 por 1, las palabras del técnico rival memnospreciando nuestra labor fue un acicate para mí y mis jugadores, menospreció un equipo que quedó subcampeón, contra todas las dificultades.

Un onceno que lleva 49 partidos, ha ganado 22, empatado 14 y ha salido derrotado 13 veces, ha hecho 60 goles y recibido 40, con un invicto como local de 17 partidos, 1.530 minutos sin perder, merece más respeto.

 

El recuerdo de la noche anterior cuando después de entrar al camerino reuní a los jugadores para manifestarles que no dirigiría mas el equipo, que mi tiempo como entrenador allí había terminado, que me dedicaría a dirigir el equipo mas importante en mi vida: Mi Familia, que requería de mi presencia física.

 

La reacción del grupo me conmovió, sus llantos llenaron mis ojos de lágrimas, la sensación de vacío llenó el camerino, salí para la rueda de prensa y a mi regreso los encontré sentados, llorando y el capitán Camilo Ayala tomó la vocería del grupo para manifestarme la gratitud de todos, sus palabras entrecortadas terminaron en  llanto, contagioso para mí, me dí cuenta de la magnitud de lo que habíamos hecho, los jugadores no necesitan motivación, requieren inspiración y se la habíamos dado.

 

La mejor misión de un líder es sacar la mejor versión de sus dirigidos y esa es la manifestación de mis jugadores en los mensajes de chat, un ser humano no es lo que logra sino lo que supera y cuántas cosas superamos juntos.

 

Entrenábamos en una cancha, accequible para todo el mundo, en un terreno mas apto para entrenar equitación que fútbol, a la hora que estuviera disponible, vivíamos en Pasto y jugabamos a 3 horas, no disponíamos de camerinos, cada viaje era una aventura porque teníamos que hacer siempre escala en Bogotá, hasta 12 horas duraron algunos por problemas de la aerolínea, pero todo fue superado con amor y humor.

 

Hoy me levanté mas agradecido que nunca, descubrí que en ocasiones los alumnos enseñan mas que el maestro, los jugadores del Deportivo Pasto me hicieron una mejor persona y un mejor entrenador, me dolió dejarlos, mi corazón quedó con ellos, son grandes.

 

Ahora los días volverán a tener mañanas para llevar a mi hija al colegio, para desayunar en casa un chocolate caliente con arepa, se acabaron los desayunos ligeros para correr a entrenar y las preocupaciones en la soledad de un apartamento.

Gracias Pasto, gracias Ipiales su amor fue el motor que nos mantuvo vivos, volveremos a encontrarnos, Dios les bendiga.

Compartir:

8 comentarios

  1. Omar

    19 septiembre, 2019 at 1:56 pm

    *Correo incompleto
    Saludos. A pesar de que su trabajo como técnico del depor pasto fue magnífico y todos las Nariñenses somos agredecidos, por que valoramos el aporte que un grupo de trabajadores que no son de nuestra tierra pero que valoran a la gente que los quiere y eso somos los pastusos. Pero permitame expresarle lo siguiente le ofrecieron un cargo y su pongo que usted realizó el análisis de la propuesta y cual eran las condiciones si las acepto es su responsabilidad, un verdadero líder nunca debe abondonar el barco, buen viento y buena mar.
    Omar ¿apellido?

  2. Uriel Restrepo

    18 septiembre, 2019 at 8:48 pm

    *Para el S. Villada
    Señor Villada, respeto su comentario, pero me parece hecho por un enfermizo enemigo de Alexis (no me alcanzo a imaginar la falta que este Señor pudo haberle cometido), pero lo que mas me impresiona es que este comentario provenga de un respetado hincha verde. Saludos.
    Uriel Restrepo, Miami

    • Rubén Darío Villada

      20 septiembre, 2019 at 7:54 am

      *En respuesta a Uriel Restrepo
      Uriel:
      El hecho de no coincidir en nuestros conceptos no nos hace, ni mejores, ni malas personas a usted y a mi que pertenecemos a un foro libre y abierto. No conozco personalmente al profesor Alexis, a quien recuerdo como un excelente jugador de fútbol, y de quien se, es muy preparado en su formación como técnico de fútbol.

      Solo que veo en él, el líder que ha dejado un barco a la deriva, con razones que para mi no son convincentes. Así que no es el concepto de un “ Enfermizo “ ya que usted no me conoce y el cual también ha leído sus valiosos comentarios en este blog y los ha respetado.

      Simplemente soy alguien que escribió algo que a usted y a lo mejor a muchos lectores no les gustó, pero que equivocado o no, estaba siendo coherente con mi libertad de pensamiento. Si lo incomodé mil disculpas, no era mi
      Un excelente fin de semana!!
      Rubén Darío Villada

      • Uriel Restrepo

        20 septiembre, 2019 at 6:23 pm

        *De Uriel Restrepo para Rubén Darío Villada
        Tranquilo Rubén Darío,mi respuesta en ningún momento iba referida a su persona, sino a una reacción natural al contenido muy poco usual en este foro y que contrasta con los otros comentarios del mismo día expresados por algunos hinchas del Pasto.
        Siempre he mantenido mi posición sobre el uso de Cápsulas como espacio de información y entretenimiento:
        Acá debatimos opiniones respetuosamente, no atacamos personas.
        Abrazos, buenas tardes.
        Uriel Restrepo, Miami

  3. Víctor Manuel Peña

    18 septiembre, 2019 at 6:42 am

    *Gracias Profe Alexis
    Hoy tengo 54 años de edad, se podrán imaginar cuantos partidos de fútbol he visto en mi vida, cuantos después de terminados aún perdidos, los empate y luego los gané, jugué al técnico, critique y muchas otras veces deseche al entrenador del momento.

    Gracias Profe Alexis, lo vi jugar con la calidad del que ama lo que hace, el balón pegado al pie y la mirada en alto, elegante, tranquilo, pausado. Ahora el fútbol se vive a mil, cómo extraño esos jugadores cómo ud. Lo que aprendió en la cancha lo enseñó a sus dirigidos, amor y pasión por la camiseta, dignidad, ética y valores, que otros quieren ganar con malas actitudes.

    Disfruta tu casa, tu familia, ellos te necesitan más que el fútbol. La familia es lo que queda al final cuando todos se han ido. GRACIAS PROFE, el buen Dios le bendiga mucho, hombres cómo ud necesita no sólo el fútbol sino la sociedad. Gracias por su vida y su ejemplo, guerrero incansable, ejemplo a seguir, bendiciones del Señor Jesús para su vida y su familia,
    Víctor Manuel Peña, Bogotá, hincha de Millonarios

  4. J. Efrain Fajardo C

    17 septiembre, 2019 at 10:55 pm

    *Gracias Alexis
    Por unirnos alrededor de una esperanza, un sueño de salir adelante con nuestro amado equipo Dep. Pasto toda una región le recordará. Ésta es su casa vuelva cuándo quiera, de los mejores entrenadores que ha tenido nuestro equipo,
    J. Efraín Fajardo C., Pasto

  5. DIEGO ANDRES SANTACRUZ RODRIGUEZ

    17 septiembre, 2019 at 10:49 pm

    *Para Alexis García
    Solo le digo mil y mil gracias con ud el Deportivo Pasto y todos los nariñenses volvimos a Vivir. Que Dios lo bendiga a ud y a su familia,
    Diego Andrés Santacruz Rodríguez, Pasto

  6. Rubén Villada

    17 septiembre, 2019 at 3:28 pm

    *Tanto verso , tanto romanticismo..
    Para justificar que dejó abandonado un proyecto, un líder no deja nunca el barco tirado en altamar, con tanta experiencia y apenas se dio cuenta que estaba entrenando en un potrero, que no tenían camerinos y que todos sus días eran una aventura?, que nos cuente una de vaqueros, si no era capaz de hacer un chocolate y calentar una arepa (porque estaba muy solo), menos iba a ser capaz de llegar a la meta con esos gladiadores que dejó tirados en el camerino. La irresponsabilidad vestida de poeta, siga escuchando mejor los pajaritos señor Alexis Garcia,
    Rubén Villada, Duluth, Ga, hincha de Nacional

    Del editor. Con todo respeto Rubén, creo que esta vez se le fue la mano en el comentario.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *