Capsulas de Carreño

Equidad 2- DIM 0. Una noche negra para el rojo. (Maria Victoria Zapata B.)

MARIA-VICTORIA-ZAPATA

 

Por María Victoria Zapata B.
*Lo de anoche fue oscuridad total.  Tenemos como volver a brillar, estoy segura de ello.

 

No funcionaron la defensa, la velocidad de los laterales,  el medio campo ni el ataque del DIM.  Tampoco  aparecieron el buen fútbol que se observó hace una semana ante Jaguares, la capacidad para remontar un marcador, la marca a presión, el manejo del balón, la fuerza individual  y colectiva, ni los cambios tácticos  a los que debieran dar lugar las sustituciones.

No jugó bien el Deportivo Independiente Medellín y, en el que  ha sido su peor partido del presente torneo,  fue superado  tácticamente  por La Equidad,  que lo derrotó, 2-0, en el Estadio Metropolitano de Techo.

Y fue sobrepasado  por el onceno asegurador porque  su dominio de la primera media hora de juego no se tradujo en anotaciones, porque el ímpetu de los primeros minutos  decayó  en la agonía del período inicial  y se transformó en postración en el complemento, porque después del gol de Stalin Motta, al minuto 31, el DIM   nunca encontró el camino, el balón,  los espacios ni las anotaciones, porque se olvidó del juego por las bandas,  porque las sustituciones  tampoco funcionaron,  porque la falta de definición le volvió a pasar factura al equipo y porque  el gol de Jean Carlos Blanco,  al minuto 59 selló la suerte de un partido en el que el Medellín perdió el libreto, dos jugadores por lesión(Cahais y Córdoba)  y su invicto en el presente torneo.

 

Un árbitro obnubilado
No menos oscuro que el fútbol del DIM fue el trabajo del juez central, Wilson Lamoroux, quien estuvo totalmente obnubilado en su labor arbitral.  Dos tiros de penal no sancionados al Medellín – la mano  en el área del defensor Andrés Murillo, al minuto 39, y la falta, igualmente del zaguero Murillo  a Alfredo Morelos, al 65.  Más  la acción descalificadora de Dáger Palacios  a Elacio Córdoba, al minuto 73,- fractura de tibia e incapacidad de tres a cuatro meses-  y que   dejó, paradójicamente, al DIM  con  diez jugadores debido a que había agotado  sus tres sustituciones y al cuadro local completo,  no obstante la gravedad de una falta que ameritaba la roja directa  y un “concierto” de patadas  por parte de Seguros la Equidad.
Si bien  es cierto el  2-0 favorable a Equidad fue el resultado de  un mejor desempeño  táctico y mayor eficacia en  definición por parte del onceno asegurador, el pésimo arbitraje de Lamoroux vuelve a dejar  sobre la palestra su idoneidad como juez central. Bajísima calificación para el colegiado del Meta.

 

 

A retomar el rumbo
En conclusión, la de ayer fue una negra noche para el  Equipo del Pueblo.  Medellín jugó mal, muy mal, y perdió un juego, el  de la quinta fecha.

Se cometieron muchísimas equivocaciones, inclusive  en las sustituciones,  y el DIM  muy temprano, en el partido, perdió su rumbo, aun el anímico,  y no lo pudo retomar. Los reiterados desaciertos atentaron  contra  la remontada,  la lesión de Córdoba  malogró la intención de una línea de tres y el Medellín  se quedó con las manos vacías  debido a sus propios errores

Muchas cosas por replantear, muchas cosas por mejorar  antes de los  dos difíciles juegos  de la próxima semana: Con Cali, por Copa, con Santa Fe, por Liga. Un Deportivo Independiente Medellín que sigue pidiendo a gritos un goleador genuino, una derrota que obliga al análisis y una fe que continúa  intacta.

Lo de anoche fue oscuridad total.  Tenemos como volver a brillar, estoy segura de ello.

 [María Victoria Zapata B. ]

 

Compartir:

8 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top