Capsulas de Carreño

Martino no puede ni debe negociar las convocatorias (Roberto Perfumo, Olé)

Roberto Perfumo

Por Roberto Perfumo;
Olé, Argentina

——————————————————-
*Tiene su lógica que los clubes no quieran que la Selección les use las grandes inversiones.
——————————————————–

Martino debería tener sentido común, no tendría que observar a Tevez y a Gago; él sabe que no le cambia nada verlos en partidos así. ¿Qué tienen que demostrarle?”. Lo dijo mi amigo Juan Simón, y tiene razón en reclamar en favor de Boca, de quien es manager. Más cuando las cosas se complicaron demasiado para los directivos (elecciones en diciembre). Los jugadores seguramente deberán bancarse la impaciencia de los hinchas si no les va bien y además está la rivalidad con River. Por su parte, Arruabarrena ya se autocolocó el límite de su gestión: “A fin de año, si no aparecen los títulos, tendré que irme porque Boca no puede estar tanto tiempo sin ganar nada”.

Es complicado el presente de este Boca y además si la Selección le saca jugadores base, tipos que pertenecen a la columna vertebral como Gago y Tevez, dos que dejan un vacío muy grande si no están. El volante, porque parecería que cualquier jugada a hilvanarse debe pasar por su aporte. Con Tevez pasa algo más importante: todos esperan su jugada notable, el gran engaño al rival, y la chance de gol. Cada vez es más líder. La pide y todos se desentienden después de pasársela (¿se acuerdan de Messi en la Selección?).

Cada vez que levanta la cabeza para buscar asociarse, no encuentra ningún compañero desmarcado para descargar, tocar y seguir sin la pelota para luego reencontrársela con 30 metros más de recorridos. El más grande déficit de Boca es su falta de juego. Tevez, solo, no podrá dárselo sin compañeros que arrastren marcas. Además, Carlitos trata de ponerse el equipo al hombro, es cada vez más responsable.

 A todo esto, la Selección es mal negocio para los clubes. Sobre todo en este momento cuando se juegan tantas Copas. Los jugadores se pasan la vida en las concentraciones, aviones; regresan con cansancios, lesiones o hábitos distintos por la altura, el frío, cambio de horarios y de comida. Se juega una cantidad mayor de partidos y no hay cuerpo que aguante. La TV no entiende de jugadores cansados. Algunos, sobre el fin de temporada, lo están, psíquicamente, algo peor que en lo físico.

Tiene su lógica que los clubes no quieran que la Selección les use las grandes inversiones y los llame a quedarse con sus ídolos cuando más los necesitan. Pero también por el lado de la Selección, hay un sistema de trabajo en el cual no se puede entrar en diálogo con los clubes para las convocatorias. Se sabe que son intocables; eso Martino no lo puede ni lo debe negociar porque si no va a tener que hacerlo con todo club que aporte jugadores. Son muchos y poderosos.

Yo lo viví. Entré en la Selección en 1963 y salí en 1974. Fue la Selección superfrustrada. Era horrible la organización, los clubes no le daban los jugadores, o sí pero cuando querían. No le ganábamos a nadie. Incluso quedó afuera del Mundial de México 1970. Menotti tomó el equipo después de Alemania 1974 y formó cuatro o cinco seleccionados. Nadie le negó un jugador. Con orden desde la AFA, jugamos el Mundial 1978 y lo ganamos. Claro, mandaba el Flaco.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top