Capsulas de Carreño

Nacional, doctorado en eficacia. Por Jorge Iván Londoño M.

PEREIRA. Para destacar la jugada previa al segundo gol, precedida por una generosa tanda de pases, con potente remate del capitán Jefferson Duque. Foto @Nacionaloficial.

Por Jorge Iván Londoño M.

 

 

 

*Calendario complicado, no solo por el escaso tiempo entre los partidos, sino por la importancia de cada uno.

 

Luego de que Nacional se ganara el derecho de admisión a la Copa Libertadores, dejando atrás con autoridad a Guaraní y Libertad, anoche se dio comienzo a su participación en el grupo F, frente a la Universidad Católica, obteniendo, con todos los honores, el doctorado en eficacia, porque de cuatro oportunidades claras de gol en el primer tiempo, convirtió dos, y pudieron ser tres, si el portero universitario no ataja el balón enviado por Jarlan, en una acción de “chilena”, ¿Qué tal?; ese gol hubiera sido la joya de la corona.

 

Ambos equipos jugaron de “visitantes” en el Hernán Ramirez de Pereira, nuestra prima hermana, cuya grama soportó muy bien el torrencial aguacero previo al partido, y permitió que el balón rodara sin “pico y charco”. De todas formas, al final los jugadores universitarios sintieron el rigor del campo, y dos de ellos debieron salir por lesión, sin opción de remplazo, porque ya se habían cumplido los cinco permitidos.

 

La Universidad comenzó el partido con muchos bríos en el medio campo. Nacional se fue amoldando a su juego y desde el minuto 20 tomó las riendas del partido. Luego vinieron los goles, y ahí sí, la noche fue verde. Para destacar la jugada previa al segundo gol, precedida por una generosa tanda de pases, (33 dicen los desocupados) siendo el último, con filo de cuchillo carnicero, de Baldomero a Duque, para que entre  perfilado al área y de potente remate venza al portero.

 

Menos opciones de gol se dieron en el segundo tiempo. Al minuto de juego un riflazo de Andrade que el portero despeja en gran voladora, y en los minutos finales una jugada de Vladimir, que bien pudo haber terminado en gol, si a cambio de tirar débilmente al arco, hace el pase gol. La única opción real de gol de los universitarios fue en el minuto 95, un cabezazo que rozo el vertical.

 

Magnífico inicio del verde, con fuegos pirotécnicos, con su alineación de lujo, con una defensa (incluido Quintana) que respondió y una delantera con eficacia. El segundo tiempo Nacional lo jugó con la misma parsimonia de los buses de El Retiro, pensando más en el partido siguiente frente a Equidad, pues creo yo;  solo Castro y Vladimir le imprimieron alguito de velocidad, pero solamente recién entrados.

 

Mal balance entonces para los universitarios, porque terminaron exhaustos (cancha,  altura y el toque toque verde) porque se regresan con la derrota, con dos goles en contra, con dos o tres lesionados y con exceso de equipaje por los uniformes mojados.

 

El siguiente partido será de visitante contra La Equidad este domingo, donde habrá que cuidar piernas, por el esfuerzo de ayer y la marca recia del equipo asegurador. Luego el miércoles 28 se jugará contra el tocayo (Nacional) de Montevideo.

 

Calendario complicado, no solo por el escaso tiempo entre los partidos, sino por la importancia de cada uno, porque está en juego terminar con la abstinencia copera.

 

Con razón la esperanza es verde..

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top