Capsulas de Carreño

(Nacional eliminado) .. Un Exorcista (j.i.l…)

IBAGUÉ. Danovis Banguero cobro certero de penal, empate de Tolima, eliminación de Nacional. Paternidad tolimense: 7 juegos de invicto frente a los Verdes. Foto Jorge Cuéllar, tomada de www.elrincondelvinotinto.

Por Jorge Iván Londoño.

Nada que hacer, para esos partidos de Nacional contra el Tolima se necesita un exorcista y no un técnico.

 

Para el partido de anoche, Osorio echó mano de los jugadores adecuados, sin que falte el lunar, armó la estrategia, dispuso los movimientos, y adecuó la logística, no solo para superar la diferencia de un gol en el marcador, sino para quitarnos ese sambenito de encima. Para no ir muy lejos, lo mismo que debió haber hecho para el primer partido acá en el Atanasio.

 

Y a fe que todo ese andamiaje sostuvo con creces los primeros 45 minutos, cuando Nacional puso a los Pijaos contra las cuerdas, se fue arriba en el marcador gracias a que Barcos se “apechó” de la situación para que Jarlan anotara un gol de fantasía, puso a Gamero en posición de “El Pensador” de Rodin y a los hinchas verdolagas nos afloró el ¡por fin!

 

Para el segundo tiempo Gamero entró a Nieto, que para nosotros es hijo, por hacer parte de la plantilla de Nacional,  lo que le dio más aire al ataque vinotinto; no obstante, Nacional seguía con el propósito de aumentar el marcador y conseguir el tiquete a la siguiente ronda, propósito que no se consiguió debido a la buena actuación del portero Cuesta, quien aprovechó la oportunidad para demostrar que no es del  “montero”, y a la mala fortuna, ¿o será que estamos rezados?  cuando Muñoz por evacuar el balón de la zona de los sustos, le dio por hacerlo de “sombrerito” el balón pega en la humanidad de Nieto, le queda servido en el área y Muñoz lo cruza para decretar la pena máxima, castigo que sirvió para empatar el partido y con ello despedirnos de la Copa Águila, en la que este año volamos…pero bien bajito.

 

Leí en un titular de prensa: “El Tolima le propinó el primer fracaso a Osorio”. No lo veo así, Nacional se autoeliminó con ese desastroso primer partido acá en el Atanasio, en el que le entregó al Tolima el triunfo en bandeja de lechona. Los partidos de ida son decisivos en cualquier serie, pero como al perro lo capan las veces que quiera..

Se cierra pues este capítulo, y regresamos a la Liga, en la que el panorama, por fortuna, es de color verde, y en la que tenemos afincadas las esperanzas de endosarnos el título número diez y siete y de paso conseguir el tiquete a la Copa Libertadores, aspiración que despreciamos por este lado.

 

No estamos exentos de que en las finales nos encontremos nuevamente con el Tolima, pero ya sabemos que para superarlo necesitamos de un exorcista y de una perra, porque no admite capada.

 

Al mal tiempo….buena sombrilla.

Compartir:

2 comentarios

  1. Luz Teresita Londoño

    13 septiembre, 2019 at 12:16 pm

    *Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Excelente comentario, nada para agregar todo está muy claro, ya tengo mi buena sombrilla.
    Luz Teresita Londoño

  2. Elkin Correa

    12 septiembre, 2019 at 1:24 pm

    *¿Qué fue fracaso?
    … Claro que lo fue. Se defendía el título de esta Copa… La bendita rotación (como si fuera un Baloto) dejó por fuera a Ceppelini… qué horror!. Bajo rendimiento físico y mental de jugadores como Candelo, Mafla , Muñoz, Palacios y Hernández.
    Elkin Correa, La Estrella

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *