Capsulas de Carreño

Nacional ha sido un equipo de tenencia, toque y rotación

Este del 2023 es otro Nacional, el que no le gusta como juega a sus seguidores. Foto @nacionaloficial.

===

Por Miguel Robledo Restrepo.
Columnista Cápsulas.

 

 

*»Nacional es un equipo acostumbrado a imponer las condiciones en cualquier cancha y ante cualquier oponente.»
===

Los hinchas de Nacional estamos acostumbrados desde siempre a que sea nuestro equipo quien tenga el balón e imponga las condiciones. Nacional ha sido un equipo de tenencia, toque y rotación, siempre con pequeñas sociedades, desde la época de Curti y ningún hincha quiere que eso cambie ahora.

Por eso se tuvo qué ir Reynaldo El Mostaza Merlo a pesar de tener a Nacional en óptima posición, disputando el torneo con el América. A nadie le gustó que Nacional jugara al pelotazo, al estilo guaraní. Tuvo qué llegar Luis Fernando Suárez a poner orden en ese caos. Y fuimos campeones en 1999. En vez de Los Chacas tirando pelotazos puso a Neider Morantes y al Nene Mackenzie con Comas y Tresor arriba.

Como lo había hecho Bolillo en el 91 con Fajardo, Alexis, El Tino y Aristi; como lo hizo Peláez en 1994 con Morantes y Alexis, Aristizábal y Comas; y como lo hizo Sachi en el 2005 con Huguito, Hurtado, Aristi y Edixon Perea; Quintabani en el 2007 con Aldo Leao, El Viejo Patiño, Aristi y Galván; Sachi en el 2011 con Macnelly y John Valencia, Memín y el Caballito Rentería.

O el útimo grande con Reinaldo: Guerra y Macnelly con Orlando Berrío y Marlos y Borja. Recordar es vivir y me encantó la confrontación que le planteó Luis Arturo Henao al Técnico Amaral en la rueda de prensa del domingo: Nacional es un equipo acostumbrado a imponer las condiciones en cualquier cancha y ante cualquier oponente.
Miguel Robledo Restrepo.

AQUEL NACIONAL DE CURTI 1971

Puedo devolverme en el tiempo y recrear aquel equipo de Curti de 1971 con Tito Gómez, Jorge Hugo Fernández, Javier Tamayo, Gustavo Santa y Leonidas Hurtado.

O el Campeón de 1973 dirigido por López Fretes con Retat, Jorge Hugo, Santa, Lóndero y Víctor Campaz. El de Zubeldía en 1976 con Retat, Jorge Peláez y Jorge Olmedo, Chumi Castañeda, Eduardo Vilarete y Ramón Cesar Bóveda.

El de 1981 con Peluffo, Cesar Cueto, Guillermo Larrosa, Vilarete y Hernán Darío Herrera, también con Zubeldía. Y uno inmenso que dejó el mejor sabor a pesar de no ganar el título; lo dirigía Luis Cubilla; la delantera era con Cueto, Santín, Larrosa, Sapuca y Herrera. Todos jugaron un fútbol lírico y vistoso. Nada que ver con el mezquino juego actual.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *