Capsulas de Carreño

Los 85 del Pascual Guerrero.

El mismo Pascual Guerrero 85 años después. En primer plano las piscinas ‘Alberto Galindo Herrera’ y al fondo el gimnasio ‘Evangelista Mora’. Foto archivo Tobías Carvajal.

===

  • En un sector despoblado se inauguró el estadio.
  • Guerrero Marmolejo su gran mecenas.
  • Iluminación desde hace 70 años.

==

Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas – Cali.

El hecho de haber sido electo Diputado a la Asamblea del Valle del Cauca el periodista, escritor y poeta Pascual Guerrero Marmolejo, marcó el comienzo del estadio que lleva su nombre. Nacido en Palmira en 1893, fue el promotor de la gran obra.

Gracias a su empeño, el 28 de julio de 1934 la citada Asamblea, por medio de la Ordenanza número 11, destinó un auxilio de $ 50.000 pesos de la época, para comenzar la obra en terrenos propiedad del propio Guerrero Marmolejo, en el incipiente sector residencial de San Fernando, al sur de Santiago de Cali.

La citaba obra debía inaugurarse -no fundarse como equivocadamente se cita ahora tales sucesos- el 25 de julio de 1936, con ocasión del IV Centenario de la fundación de la ciudad, pero en realidad el estadio abrió sus puertas un año después, el 20 de julio de 1937.

Como quien dice que el antepasado miércoles 20 de julio -fecha patria- tal escenario deportivo cumplió 85 años.

El modestísimo campo, el Pascual Guerrero se inauguró con un Torneo Panamericano de Fútbol que reunió a equipos como Independiente de Argentina y Centro Gallego de Cuba, además de los seleccionados de Ecuador, México y Panamá.

Toma aérea del estadio Pascual Guerrero, un día antes de ser inaugurado el 20 de julio de 1937 y publicada en el vespertino RELATOR.

El partido inaugural estuvo a cargo de Colombia y México, correspondiéndole a Stella Zawadzky, reina del deporte regional, hacer el saque de honor.

Luego de un tiempo inicial con empate a un gol, a la postre triunfó Colombia por marcador de 3-1. Los primeros cuatro goles en el estadio fueron acciones de los criollos Roberto el Flaco Meléndez, Julio Mera y Romelio Martínez, este último muerto, junto con su hijo del mismo nombre, en el accidente aéreo de El Tablazo, cerca de Bogotá. Por México concretó el tanto del honor el jugador Carlos de la Torre.

La primera gran reforma al estadio -a partir de la vieja foto que acompaña esta nota- fue hacía el mes de abril de 1950. La tribuna de sombra con capacidad para 2.500 personas se amplió en 5.000 más, para un aforo en tal sector de 7.000 aficionados. La tribuna de sol con 4.000 personas.

La inauguración de la iluminación artificial, que causó ‘sensación’ pues se consideraba imposible iluminar una extensión de terreno tan amplia, circunstancia que motivó la presencia de personas que jamás habían visto un partido, ¡qué curiosidad…! se efectuó la noche del martes 7 de agosto de 1951.

Deportivo Cali y América fueron los protagonistas de aquel primer juego nocturno. Triunfó el equipo verdiblanco por 1-0, autogol del zaguero escarlata Manuel Spagnolo, quien al tratar de alejar un remate de Antonio el Conejo Vilariño, hizo inútil el esfuerzo del gran portero peruano Rigoberto Felandro.

La primera gran reformar al estadio -tribuna de oriental con dos niveles o bandejas y los sectores populares de norte y sur con un nivel- se realizaron con motivo de los VII Juegos Atléticos Nacionales de 1954. En las obras del estadio se invirtieron un poco más de dos millones de ese tiempo.

Justo reconocer que problemas económicos pusieron en peligro las citadas remodelaciones iniciadas en 1952, pero el gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla, con un aporte sustancial, ya en 1953, evitó la paralización de los trabajos. Por los mismos días se construyeron las hoy denominadas piscinas Alberto Galindo Herrera y el gimnasio cubierto Evangelista Mora.

A comienzos de la década de 1960 se construyó el segundo nivel de la tribuna de norte y sur, para armonizar arquitectónicamente con oriental.

La designación de Santiago de Cali como sede de los VI Juegos Panamericanos de 1971, obligó a la demolición y construcción de la tribuna de sombra -que prácticamente era la misma desde 1937- para edificar la que hoy luces el estadio, de tres niveles.

Con motivo del Campeonato Mundial Sub-20, del cual la capital del Valle fue sub-sede, se acometió por parte de la alcaldía municipal, la más ambiciosa remodelación estructura del octogenario escenario deportivo, hasta nuestros días.

Toda la historia de la reestructuración dio lugar al libro titulado “Un nuevo latir del Pascual”, con enorme cantidad de material gráfico. Sumó 240 páginas a todo color.

El gestor del estadio, Pascual Guerrero Marmolejo -y por ello el nombre del escenario- murió repentinamente el 22 de agosto de 1945 a la edad de 52 años, en las propias instalaciones del Concejo Municipal, entidad de la cual era su secretario.

o-o-o-o-o

 

Pîe de fotos

Foto 1 – Toma aérea del estadio Pascual Guerrero, un día antes de ser inaugurado el 20 de julio de 1937 y publicada en el vespertino RELATOR.

Foto 2 – El mismo Pascual Guerrero 85 años después. En primer plano las piscinas ‘Alberto Galindo Herrera’ y al fondo gimnasio ‘Evangelista Mora’.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top