Capsulas de Carreño

Un caos llamado Atlético Nacional.

 

Todo por un tiro libre. Qué vergüenza.

Cápsulas de Carreño..

*Nacional, en asistencia, muy bien para el poco fùtbol que muestra: 19.140 espectadores. En la interna muy mal con el bochornoso episodio Lucumí-Dayro.

Simplemente para la reflexión (1). De antemano se podrá advertir que internamente será poco lo que les pase a Lucumí y Dayro. Pero ya el hincha de Nacional y algunos críticos están muy molestos con los desplantes de Dayro.

Simplemente para la reflexión (2). El miércoles se conocerá la sanciòn del Tribunal de Dimayor para Lucumí por la roja que le sacó el llanero Mario Herrera. Y de oficio podrìan castigar a Dayro.

Simplemente para la reflexión (3). ¿Y qué castigo se merecen Lucumí y Dayro? Uno bien severo sería que los mandaran a entrenar con el equipo Sub 20. No los pueden licenciar por el costo económico que ello tendría.

Simplemente para la reflexión (4). Hay enfado por el cabezazo de Lucumí a su compañero. Hay  rechazo por las palabras impublicables dirigidas por Dayro a su compañero y por carrerón del final al camerino a buscar al agresor.

Simplemente para la reflexión (5). Mientras las cabezas del fútbol colombiano solicitan cordura a los hinchas, estos jugadores energúmenos van en total contravía con esa intención de los directivos.

Simplemente para la reflexión (6). Qué tristeza estar escribiendo hoy del extrafùtbol, del vergonzoso episodio de los dos Verdes, qué pena de espectàculo.

Simplemente para la reflexión (7). En fútbol ofensivo de Dayro está en deuda. Cobra muy bien los penales, los convierte. Ese es su actual aporte al club que  lo ha soportado más de la cuenta pero que espera algo más en la cancha y fuera de ella.

Simplemente para la reflexión (8). No llevo contabilidad de los goles pero si me gustaría que un integrante de la comunidad de Cápsulas me recuerde cuántos de tiro libre han convertido Lucumí y Dayro al servicio de Nacional.

Simplemente para la reflexión (9). Y también me gustarìa saber que aparte de todas esas carreras desbocadas de Lucumì en la cancha, cuàntas se han traducido en goles.  Más simple: ¿Cuàntas asistencias de gol?

Simplemente para la reflexión (10). Lo de Nacional hoy es un caos. Fuera de la lista de los ocho, fútbol insulso, sin figuras. Hasta Jorman Campuzano se contagió del futbolito, pase de dos metros y siempre mirando atrás.

Simplemente para la reflexión (11). A Hernán Darío Herrera le quedó grande el manejo del primer equipo. En divisiones menores estaba mejor, ganaba tìtulos que es lo que le piden a la cantera porque para proyectar jugadores al primer equipo, pocón-pocón.

Simplemente para la reflexión (12). Hoy el espacio de esta columna se lo llevó el grotesco episodio Lucumì-Dayro. Seguramente no pasará internamente de un llamado de atención. No habrá muñeca del técnico para sentarlos, para sacarlos de la titular.

Simplemente para la reflexión(13). Ojalá Lucumì y Dayro en el futuro puedan convertir de tiro libre. Como no asistimos a pràcticas en un equipo lleno de protocolos para losperiodistas, me imagino que son muchas las horas que ellos -Lucumì a Dayro-  dedican a practicar cobros de tiro libre.

EN REDES SOCIALES

 Dayro Moreno : Le quedó grande la Le quedó grande triunfar en el exterior. Le quedó grande ser una buena persona. La historia lo olvidará muy pronto.

 El bochornoso acontecimiento que se presentó entre jugadores de es una señal más de que hay un plantel fragmentado, con un claro protagonista disociador. El nuevo técnico, más que perito en táctica, debe ser buen gestor de camerino.
 

 Y se acaba el partido y sale Dayro corriendo a buscar a uno de sus compañeros para ¿agredirlo? ¿seguir la pelea que armó en el tiro libre? Qué pena con los que lo idolatran, pero eso no. Ese jugador no puede vestir la camiseta de Nacional. Espectáculo denigrante…

 ¡Escándalo en Nacional!: Lucumí agredió a Dayro Moreno y fue expulsado Vea la riña entre los dos compañeros de equipo:

 Hoy lo confirmo, es la manzana podrida del equipo.

 Una vergüenza la conducta de Dayro Moreno con sus compañeros, la agresión que recibió de Lucumi es por haberle quitado el balón para patear el tiro libre, impresentable que suceda eso, creo que es hora de sancionarlo en el club, ya se había peleado con Castellani. Mala influencia.

 Con 900 niños de las filiales de en todo el país presentes en el estadio, más los menores que sus padres llevaron al partido, Dayro y Lucumí se agredieron verbal y físicamente. Vergonzoso y grave, qué pena. Muchos de ellos venían por primera vez al Atanasio.

Atlético Nacional () necesita urgente un mando serio, estructurado, un entrenador que llegue rápido al club y pueda afrontar con determinación la final de la Copa Águila y clasificar al equipo en la Liga Águila (). El cambio debe ser ya..

Compartir:

9 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top