Capsulas de Carreño

Uno de silencio x 90 de júbilo..

MEDELLÍN. Noche de júbilo Verde por el 4×1 ante Libertad de Paraguay. La próxima cita: el miércoles 22 de abril contra Universidad Católica de Chile en condición de «local», posiblemente en Manizales. Foto @Nacionaloficial.

Por Jorge Iván Londoño M.

 

 

 

*¿Se imaginan esa faena en cada uno de los partidos de la final de nuestro torneo?

 

Ese minuto de silencio antes de comenzar el partido, se nos convirtió en dos, por el inesperado gol de Libertad, que no fue de camerino sino de himno nacional, porque al terminar  “El  bien germina ya”, se perdía cero a uno.

 

Ese gol, para traducirlo a las matemáticas, obligaba a Nacional a marcar tres goles y ninguno en contra, para ganar el partido y clasificar a la fase de grupos. Mejor dicho, se nos repitió la historia de la Copa Libertadores 2016, en aquel partido contra Rosario Central, que también comenzamos perdiendo, y que obligó a hacer tres goles, que a la postre se lograron, cerrando con “bonche de oro”.

 

Nacional comenzó a remar contra la corriente, contra las malas entregas, contra la media hora de Libertad para sacar de banda o de portería, contra la desazón y el impacto que produce, no solo  verse en desventaja, sino saber que el dulce se ponía a mordiscos.

 

Y a los 16 minutos comenzó la tarea. Una jugada de aquellas de Andrade (comiencen a contar) eludió contrarios al por mayor, pase a Jarlan que saca un matracazo de esos que incluyen madrazo de rabia, y el primero de los tres. Celebración a lo pobre porque todavía faltaba, y mucho. A tiro de terminar el primer tiempo Álvez pudo marcar el segundo, pero el balón se tapó los ojos y pasó lamiendo el horizontal.

 

El descanso sirve para tranquilizar los espíritus e hidratar el cuerpo: además para cambiar los tendidos de mi cama porque la limonadita para las pastillas se derramó. No falta.

 

 

Comienza el segundo tiempo con sábana e ilusiones nuevas. Cinco minutos y llega el segundo de Nacional, que nace de un pase de Andrade (sigan contando) a Candelo, quien centra para que entre Baldomero, y de lujoso taquito, que no mexicano, haga el segundo. Celebración un poquito más vistosa, pero todavía no ameritaba bombos y platillos

 

Bastaron 7 minutos para que Candelo le robe el balón a Bocanegra, haga el centro hacia atrás, un riflazo de Andrade (sigan contando) rebota en el pecho del portero y se la deja a Álvez para que empuje el balón y marque el tercero.

 

Celebración por lo alto, con arrodillada y rezo comunitario y No era para menos. Antes Libertad tuvo la oportunidad de anotar su segundo en una descolgada, el arco solo y el balón sale desviado. La Misericordia también cuenta.

 

El moño de la jornada llega al minuto 74. Rechazo de cabeza de Baldomero, el balón le queda a Andrade (¿Cuánto les dio?), atraviesa la mitad de la cancha, le hacen marca escalonada, se los va llevando, acelera, saca centro y entra Duque en palomita para marcar de cabeza el cuarto. Ahora si celebración hasta con los suplentes para formar el racimo como los de Urabá.

 

Libertad se fue encima. Guimarães para defender la ventaja, entra hasta el recuerdo de Andrés Escobar. Nacional aguanta, hay gol anulado a Libertad, el balón por los despejes se ve desde Manrique oriental, se sufre y se hace fuerza, el corazón resiste hasta que llega el pitazo final.

 

Los noventa minutos posteriores al partido son de júbilo, compartidos con llamadas familiares  para comentar la hazaña. Ese es el fútbol, nos da y nos quita.

 

Instalados pues en la fase de grupo, este 22 de abril nos veremos las caras con la Universidad Católica, en el estadio menos pensado, porque el Atanasio entra a mejoramiento de su alumbrado y otras bobaditas, con miras a la Copa América.

 

Felicitaciones a los muchachos, con Andrade a la cabeza como jugadorazo del partido,  y al cuerpo técnico porque se le vio la mano y sobre la marcha trazó la estrategia adecuada para afrontar el peso del partido.

 

¿Se imaginan esa faena en cada uno de los partidos de la final de nuestro torneo?

 

¡Apague y vámonos! …

Compartir:

4 comentarios

  1. Gilberto Maldonado Bonilla

    17 abril, 2021 at 9:09 pm

    *El gran lunar en el triunfo de Nacional

    El gran lunar en el triunfo de Atlético Nacional frente a Libertad de Paraguay lo representa el conformismo que salió a flote cuando el verde de Antioquia, al verse en ventaja en el marcador y virtualmente clasificado a la fase de grupos en la copa libertadores, le dio casi por olvidarse del arco contrario, forzando lo defensivo en detrimento de lo ofensivo.

    O sea, se propuso por momentos soportar defensivamente las intenciones del equipo guaraní. Conformismo y la ley del menor esfuerzo.

    Siempre se ha sostenido que la mejor defensa es un buen ataque. Si la aplicación de ese bello axioma, que contiene la real esencia del fútbol, fuera una constante no sufriríamos los partidos….los disfrutaríamos, como deber ser.

    Y las intenciones de hacer prevalecer lo defensivo sobre lo ofensivo empezó con la salida de Alvez. Ésto motivo en parte el adelanto del sistema defensivo de Libertad hasta la mitad del terreno de juego, dando una irritante sensación de embotellamiento al que fue sometido Atlético Nacional.

    Una noche de eficacia y plenitud ofensiva, oscurecida por la ley del menor esfuerzo, por el conformismo. Una réplica del mito filosófico de la caverna.

    Una ley de sana lógica dice que un equipo jugado y necesitado facilita la tarea y las intenciones ofensivas. Ni Libertad, ni Atlético Nacional tuvieron la lucidez mental ni la ambición para aplicar este axioma.

    Pero no olvidemos que el fútbol no contaba tanto. Contaban los tres millones de dólares que llegaban a las arcas de Atlético Nacional.

    Viene la priorización. Ésta nos dice que la prioridad es la copa libertadores. Un traspiés en el torneo doméstico suena casi que lógico.

    Pero también se corre el riesgo de quedarse sin el pan y sin el queso.
    Gilberto Maldonado Bonilla, columnista Cápsulas

    • Elkin Correa

      18 abril, 2021 at 10:11 am

      *En respuesta a Gilberto Maldonado Bonilla
      TAMBIÉN HAY QUE CONSIDERAR:
      1. Ya nos había demostrado Liberad, desde el inicio (minuto y treinta) que la franja derecha, dónde se ubica nuestro marcador izquierdo,era un paso fácil y cómodo.

      2. Nuestro arquero no nos da la seguridad que otrora mostrará por ejemplo Armani…es como tratar de andar rápido en nuestro auto, a sabiendas que no tenemos buenos frenos !

      Creo que los anteriores puntos, «amarran» al técnico y al resto del equipo a ser «desbocados» y agresivos los 90 minutos.
      Elkin Correa, La Estrella, hincha de Nacional

  2. Rodrigo Valencia López

    17 abril, 2021 at 10:39 am

    *Los sufrimientos que genera Nacional
    Señores, éstos sufrimientos son a causa de los garrafales errores del Sr. Banguero, éste no tiene sentido de la ubicación, se mantiene marcando a sus marcadores centrales, dejando el camino libre para los contrarios, el 70% de sus rechazos que no pases, van para un contrario, es muy lento.
    No es jugador para el CAN (Club Atlético Nacional). Y sí, necesitamos un centro delantero, definitivamente las gotas de sudor del Sr. Álvez, no son suficientes.
    Rodrigo Valencia López, Medellín, hincha de Nacional

  3. Jose Zuka

    15 abril, 2021 at 12:47 pm

    *Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Buen resumen del tormento de ayer. Ahora nos toca afrontar las finales del torneo colombiano y Copa Libertadores simultáneamente. Como supongo que la prioridad de Nacional será la Copa, preparémonos mentalmente para otro torneo nacional sin título.

    A mi me queda muy claro que Nacional «no tiene ropa, llámese nómina» para afrontar los dos torneos simultáneamente y que solo nos queda esperar que el «equipo suplente», al menos tenga una actuación decorosa en los cuadrangulares (cuartos de final) y logre «arañar» algunos puntos en las finales, los cuales suman en la reclasificación, como cuota inicial para participar en la Libertadores del año entrante.

    Yo tengo entendido que después de esta fase de grupos de la Libertadores, los equipos pueden inscribir nuevos jugadores. Necesitamos desesperadamente un goleador, un puntero que desequilibre y abra defensas y posiblemente un marcador de punta izquierdo, si Banguero no despierta y se da cuanta que llegó al mejor equipo del país, donde las exigencias son muy diferentes.

    Saludos,
    José Zuka, Calgary

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top