Capsulas de Carreño

Cali 8 – Tolima 1.

 

  • Jorge Aravena en una tarde histórica.
  • Cuatro goles a Hernán Torres.
  • Comesaña vapuleó a Jorge L. Bernal.

====

 Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas – Cali.

 

Si en algo hay unanimidad por estos días, es que Deportes Tolima, independientemente de terminar siendo subcampeón del primer torneo del año,  quizás conforma el mejor equipo del país, mientras Deportivo Cali es un menesteroso del mismo torneo y similares, deshonrando su glorioso pasado.

Pues hace 35 años, ese pasado era totalmente opuesto. Al jugarse la séptima fecha de la II vuelta del torneo ‘Carlos Arturo Mejía’, Deportivo Cali estaba en la cuarta plaza del tablero y Deportes Tolima en la antepenúltima, aventajando por escasos tres puntos al colero Cristal Caldas.

A tan dimetrales posiciones contribuyó el partido del domingo 27 de septiembre de 1987 (ya casi 35 años) en el Pascual Guerrero, cuando el cuadro vallecaucano, dirigido por Julio Avelino Comesaña, apabulló al onceno ibaguereño por pizarra de 8 goles contra 1. El Tolima estaba a órdenes de Jorge Luis Bernal, quien después de la derrota no pensó jamás dimitir de su cargo.

Jorge Aravena, máximo artillero del torneo profesional de 1987. Archivo Tobías Carvajal.

Además del número de goles, hizo gran noticia el hecho de haber marcado el chileno Jorge Aravena un total de cinco goles, cuatro de ellos en el primer tiempo. Y para ser más aguda la situación, tres de ellos de tiro libre, metrallazos a 20 y 40 metros, en el corto lapso de cuatro minutos y fracción.

El cuarto de su cosecha personal en el minuto final del tiempo inicial, en cobro de tiro penal. Una paliza que soportó el golero nacional Hernán Torres, hoy técnico de los pijaos. Para el periodo final fue reemplazado por Lorenzo Nazarith, quien recibió parecida dosis, uno de ellos del mismo Aravena, también de tiro libre, para un transitorio resultado de 5-1.

Tres goles de tiro libre, uno con balón en movimiento y una cereza de tiro penal. Gracias a todo aquello, Jorge Aravena pasó a la historia del torneo colombiano, como el primer chileno en ubicarse al frente de la tabla de goleadores del certamen, desde 1948.

Fue tan abrumador el poderío del delantero austral, que Hernán Torres manifestó al final del partido, como responsable del 50% de la goleada: “Tiene dinamita en su pierna izquierda. Era imposible tapar sus potentes tiros. En el primero de su cuenta personal, el balón pegó en el travesaño y luego rebotó en mi espalda”.

Y agregó el hoy exitoso técnico: “Aravena en un jugador que define en cualquier momento. Es uno de los más valiosos del profesionalismo colombiano”.

Los otros tres goles ‘Azucareros’ por cuenta de Carlos Mario Hoyos (primero), Aravena (sexto) (también de tiro libre), Bernardo Redín (séptimo) y Armando ‘Piripe’ Osma (octavo), pero el árbitro Lorenzo López estimó que era autogol tolimense de Luis Fernando Martínez. Por el equipo de Ibagué, que comenzó ganando, acción de Ceferino Peña a los siete minutos.

Una tarde histórica de Aravena, que anteriormente jugando en Chile para Universidad Católica, había logrado hacerlo en tres oportunidades. Aravena venía de estar casi todo el año anterior (1986) en la banca, por determinación del técnico Vladimir Popovic.

La gesta del chileno permitió recordar que desde el 14 de agosto de 1959 (Deportivo Cali 7 – Santa Fe 1) en el estadio Pascual Guerrero, un jugador de ese equipo, en este caso el argentino Juan Manuel López, no conquistaba cinco goles en un mismo partido.

 =======

P/D

Por todo lo anterior, es bien comprensible la tolerancia del técnico Torres, para con los frustrantes porteros -al menos por dos partidos- que dejaron escapar de las manos el cuarto título ‘Pijao’.
====

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top