Capsulas de Carreño

Una pésima obra de suspenso.

Por Gilberto Maldonado Bonilla.

 

*Lo contrario sería lo anti-ético de vender un campeonato mediocre con el maquillaje del suspenso.
====

Con el suspenso quieren los directivos del fútbol en Colombia maquillar la mediocridad, haciendo de caja de resonancia de los intereses de los propietarios de los derechos de televisión y del mismo patrocinador, una empresa de apuestas.

No es nada nuevo decir que el campeonato nacional es mediocre en lo organizativo y en la calidad misma del fútbol que nos corresponde ver. Son muchas las propuestas con intención de mejorar la administración del negocio del fútbol.

Aquí, los directivos, haciendo alarde de su carencia de instinto empresarial, han hecho oídos sordos a las sugerencias de los seguidores del fútbol. Y digo que es una carencia de instinto empresarial el hecho de no tener en cuenta las opiniones porque parecen no los perjudicara en lo más mínimo la crisis administrativa y la crisis de calidad.

Y asombra la ley de la inercia practicada por los directivos del fútbol. Y la ley de la inercia afincada en los directivos se supera de un modo sencillo: aplicando la filosofía de los países orientales del mejoramiento continuo. Para empezar deberían mirar la organización de los campeonatos del fútbol europeo.

Características: torneos de un año o, como diría la voz popular, torneos de largo aliento; y descenso o ascenso directo. Da pena ajena desdeñar la idea de trabajar con la metodología del los torneos europeos en aras de estafar a los aficionados con una pésima obra de suspenso.

Entiendo que los llamados equipos chicos del campeonato colombiano son los opositores de la idea de un solo campeonato al año. Miopía total. Si se implementara la metodología europea, los equipos “chicos” tendrían más margen de maniobra para luchar contra la sombra del descenso. Y esa lucha implica más calidad para el fútbol, claro está eliminando el llamado promedio.

Entonces, torneos con una estrella al año; ascenso y descenso directo complementado con la suspensión del promedio. Se ganaría en lo administrativo y el aspecto de la calidad. Este último aspecto es más complejo porque no es fácil superar la ideología del conformismo que ha dominado en el fútbol durante muchos años.

Ahora, si se quiere continuar con el esquema actual , si la falta de instinto empresarial es tan enorme por parte de los directivos como para pensar en un cambio radical en la estructura del campeonato nacional, se podrían implementar cambios como el ascenso o descenso directo, reducir el número de equipos clasificados a las fases finales.

Pienso que con estas modificaciones y dentro del esquema actual se puede ganar en lo cualitativo; y a la vez se daría la reclamada reducción de las fechas de fútbol profesional.

Lo contrario sería lo anti-ético de vender un campeonato mediocre con el maquillaje del suspenso. El maestro del suspenso, Edgar Alan Poe, debe estar revolcándose en su tumba.
Gilberto Maldonado Bonilla.

Hincha de Atlético Nacional
Medellín

Compartir:

Un comentario

  1. JUAN FERNANDO CORREA

    19 octubre, 2022 at 3:54 pm

    COMPLEMENTO DEL COMENTARIO DE GILBERTO MALDONADO
    Buenas tardes Señor Director Alfredo.

    Para agregar a las opiniones del compañero blogista Maldonado:

    Para fortalecer económicamente los equipos del futbol profesional para que inviertan en nóminas de lujo y nombres rimbombantes también se requiere:

    1. Hinchas que compren boletas y no esperar que se las regalen.
    2. Pagar suscripción de TV al canal del fútbol con derechos exclusivos, igual como sucede en Europa. $30.000 son 3 cervezas. El futbol no es gratis es un negocio privado.
    3. Compra de camisetas y demás trapos en tiendas oficiales de los equipos, no a la piratería.
    4. Compra de acciones o bloques de propiedad de los equipos por parte de hinchas ansiosos de invertir en el futbol. 10 o 20 millones de dólares para comprar un porcentaje de algún equipo grande o un equipo chico en su totalidad. Queremos espectáculo y calidad pero sin arriesgar un $1.
    5. Hinchas con comportamiento ejemplar como en la mayoría de hinchadas en Europa. No energúmenos y violentos con cuchillo en mano atacando y asesinando en estadios colombianos a otros hinchas rivales o inclusive del propio equipo.
    6. Cambio de dirigentes y esto se hace comprando algún equipo para pertenecer a la crema y nata de la dirigencia, no a través de la expropiación como quieren algunos.
    7. Rechazar a periodistas, exfutbolistas y otros personajes que agazapados en medios de Radio, TV y redes sociales hacen de empresarios agazapados de futbolistas y técnicos. La ética ante todo.
    8. Prohibir rotundamente que grupos económicos sean propietario de equipos de futbol y a la vez maneje derechos de transmisión por TV. Una total falta de transparencia y se presta para decisiones non sanctas. Falta de ética empresarial.
    9. Hinchas con opiniones más responsables, no llegar a los extremos que son nocivos.

    En definitivo un cambio de mentalidad y meterse la mano al dril, en Europa se paga duro por disfrutar del show, no hay nada al gratiniano.

    Gracias,
    Juan Fernando Correa

    Hincha de DIM Y LIVERPOL FC
    Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top