Capsulas de Carreño

El DIM, reflejo de su administración

MEDELLÍN. Volvió David Loaiza después de su lesión. El 0-0 fue mucho premio  para un DIM  sin fútbol y sin alma. Foto @Dimayor.

— 

Por María Victoria Zapata B.
Columnista Cápsulas.

 

 

*El  acelerado y preocupante deterioro institucional  trasciende  la pésima campaña del Bolillo.

 

Si alguno de nosotros, hinchas rojos, esperaba que el decoro, el sentido de pertenencia,  la combatividad o, por lo menos,  un mínimo de respeto por la afición del Deportivo Independiente Medellín, impulsara al equipo en pos del triunfo  en este juego de la octava fecha,  más equivocados no podíamos estar.

Porque la presentación del Equipo del  Pueblo, ante Santa Fe,  esta tarde en el Atanasio Girardot, no  merece ningún calificativo.  Los términos indignación, furia, vergüenza, humillación y todos aquellos que le sean análogos, se quedan cortos  frente a los  95 ignominiosos minutos de un onceno  que volvió a  pasar por alto todas sus obligaciones y compromisos y nuevamente  pisoteó con saña  a la  afición roja.  El 0-0 fue mucho premio  para un DIM  sin fútbol y sin alma.

 

Salida anunciada.

Lo que si  se esperaba, y ocurrió efectivamente, fue la renuncia del técnico Hernán Darío Gómez en la rueda de prensa. Ni los resultados ni el paupérrimo comportamiento del equipo en la gramilla justificaban  o avalaban su continuidad.

Con Bolillo, infortunadamente, se repitió la historia de la Liga 2013-1, en la no obstante el subcampeonato obtenido en el 2012 el equipo se vino abajo y  los pésimos resultados y la pobreza deportiva y mental  lo apartaron de la escuadra profesional al término de la undécima fecha, con 9 puntos  y un rendimiento del 27.2%

Hoy se va con un título de Copa Colombia, insuficiente para tapar el mal funcionamiento del DIM tanto táctico como estratégico, tanto individual como colectivo, tanto futbolístico como  emocional. Un DIM que solo alcanzó 8 puntos en 8 fechas y un rendimiento de 33.3%

 

El problema  va más allá…

Con la actual campaña y su pobreza en todos los campos, el DIM se acerca peligrosamente a su quinta eliminación consecutiva y a sexta desde la  conquista de su última estrella.  Entre el 2016, año de la obtención del sexto título,  y el 2018, el banco rojo lo ocuparon Leonel Álvarez, Luis Zubeldía, Juan José Peláez  e Ismael  Rescalvo,   y desde su clasificación ( fue la última )   y  consecuente disputa del título con Atlético Junior, en la Liga Águila  2018 / 2,  han  pasado  los técnicos Octavio Zambrano,  Ricardo  Calle (en interinidad),  Alexis Mendoza, Lenny Maturana (también interino), Aldo Bobadilla y, finalmente,  Hernán Darío Gómez.

Con ellos, ha desfilado igualmente  un número indeterminado de jugadores,  muchos de ellos  sin fútbol,  estado físico, fundamentación técnica, nivel de juego  o aporte alguno al Independiente Medellín pero contratados  en “montonera” y sin  el  análisis  de los requerimientos del equipo.  Y el fracaso en contrataciones ha sido directamente proporcional al fracaso deportivo  del  DIM, materializado en cinco eliminaciones desde el año 2017, cuatro de ellas consecutivas.

Por la  escasa rigurosidad en la vinculación de jugadores,  hemos visto como torneo a torneo  la nómina del DIM se  reduce cada vez más en cantidad y, sobre todo, en calidad. Tanto así,  que el patrimonio institucional representado en futbolistas con algún mercado es  mínimo. Y hemos visto, además, como la autonomía del director técnico de turno se desdibuja  con cada desmantelamiento semestral del equipo y con cada exabrupto directivo en materia de contratación de un  jugador.

Y también hemos observado , con dolor y  rabia, como cada partido y  campeonato,  se convierten  en un   calvario para una hinchada pisoteada una y otra vez. . El juego de esta tarde  ante Santa Fe fue una burla más a la fanaticada roja de Antioquia. Un partido que no justifica  nada de lo que de él se exprese.

 

Sin presente y sin futuro.

No quiero extenderme  en detalles sobre un tema en el que he sido reiterativa en los últimos años, sin embargo me sostengo en que el problema del DIM no son sus directores técnicos, con o sin pergaminos,   ni sus jugadores, malos, regulares o buenos.  El  desempeño de  unos y otros  en el equipo,  es el  resultado de la improvisación y la falta de planeación  por parte de una dirigencia  que  le quitó  al DIM  su presente y le está arrebatando igualmente, ya pasos agigantados,  su futuro.

De nada sirven las cortinas de humo en que han tratado de envolvernos Raul Giraldo y Cía.,  si éstas, al desvanecerse, revelan la verdad con total nitidez, o los golpes de opinión con los que buscan contentarnos y silenciarnos, si los  mazazos que recibimos nos llevan a gritar una y otra vez el inconformismo por el degradante manejo del DIM, a rebelarnos  ante la amnesia en la que nos sumieron  y que nos llevó a olvidar el dulce y esperanzador sabor del triunfo.

Por ello,  es irrelevante si el banco  rojo lo ocupa por enésima vez Ricardo Calle, si  llega otro exjugador rojo promovido a la categoría de técnico o un estratega  de brillante historial. Tampoco importa   si la nómina  titular sigue echando en falta  el caudillo de mitad de campo  que porte la casaca N° 10,  luzca, como la actual, sin fútbol ni sangre en las venas,  o muestre  una levísima mejoría  anímica o deportiva, porque el equipo seguirá siendo el espejo  de una dirigencia  sin gestión, inversión, planeación y, lo peor sin credibilidad ni empatía algunas con la hinchada del DIM.

Y el  problema estará  ahí,  anquilosado en las oficinas del equipo,  mientras no se asuma  la responsabilidad desde la cúpula administrativa,  se  reconozca  el desgaste total  del mayor accionista y  se haga claridad respecto de la venta del DIM.   El  acelerado y preocupante deterioro institucional  trasciende  la pésima campaña del Bolillo,  el pobre rendimiento de la mayoría de jugadores y la  indolencia colectiva.  Porque el problema  es que  el DIM, hoy,  es simplemente el reflejo de su  nefasta administración.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

3 comentarios

  1. Jesús Everardo Monsalve

    7 septiembre, 2021 at 2:49 pm

    NO PIERDE LA ESPERANZA CON EL DIM
    Lamentablemente en este caso, somos muchos los que coincidimos estos detalles descritos, pero aún no se ha llegado al meollo de la realidad. Jamás había visto a mi equipo tan mal en sus resultados aunque pareciera que muchos de sus jugadores tienen talante para ser parte de un equipo más organizado y efectivo. Es como expresar un réquiem por un equipo que parece estar muerto. Disculpen quienes no están de acuerdo con mi humilde opinión. No pierdo la esperanza de un renacer como Ave Fénix, de las cenizas.
    Jesús Everardo Monsalve, Montreal, Canadá, hincha del DIM

    Hincha de DIM
    Montreal, Canadá

  2. JUVENAL CORONADO RAMIREZ

    7 septiembre, 2021 at 5:45 am

    DE ACUERDO CON LA DAMA ROJA
    Totalmente de acuerdo con la Dama Roja. El cáncer del DIM es raulito, cuando se largará, para que el equipo vuelva a crecer con otros dueños.
    Juvenal Coronado Ramírez, Medellín

    Hincha de DIM
    Medellín

  3. Ramiro Gallego Fernández

    6 septiembre, 2021 at 8:42 am

    PENSAMIENTO DE HINCHA ROJO
    El Bolillo NUNCA debió regresar al DIM, que desastre tan horrible.
    Ramiro Gallego Fernández, Medellín

    Hincha de DIM
    Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top