Capsulas de Carreño

El Verde, extravió su brújula. Por Guillermo Carmona Molano.

Por Guillermo Carmona Molano

*Algo está pasando en el verde. Nadar contra la corriente y contra la lógica, no es lo más inteligente.

INÉDITO: Atlético Nacional eliminado, pero cuerpo técnico, jugadores y dirigentes se enfrentan a hinchas y periodistas. Pelea mal casada.

Están nublados y despistados los equipos o las empresas que desafían o les importa un rábano el pensamiento de sus clientes o hinchas.

Increíble, la opulencia, la soberbia, la arrogancia, la ceguera.

Profesor Lillo, comuníquese bien, lea mejor nuestra idiosincrasia, entienda que en el fútbol priman los resultados, el carisma, los buenos modales. Es usted quien tiene que adaptarse a nuestra cultura y exigencias y no nosotros a su incultura y malos resultados.

La Organización Ardila y los directivos del Verde no dimensionan el valor de su hinchada y son autistas frente a sus fundados cuestionamientos. Allá ellos. La voz de los hinchas, el clamor del pueblo, son sabios, no se equivocan.

El Doctor Andrés Botero no es futbolero y tampoco ha sido de buen recibo por la fanaticada y le queda mal salir a abrigar lo que no anda bien. Muy solidario, pero crecerá su divorcio con la hinchada.

Henriquez y Macnelly deben respaldar al Técnico con un mejor rendimiento. Armani, monumental como deportista y como persona, ojalá no se sume a liderazgos negativos.

Los jugadores respaldan a Lillo en el micrófono y en las ruedas de prensa pero no en la cancha.

¿Qué no les gustaba de Rueda y su equipo de trabajo, ganadores, y qué es lo que tanto aman de Lillo y su equipo de trabajo, perdedores?

Interesante averiguarlo, desafío periodístico. Lo que sí está claro es que los valores, la disciplina, el riguroso entrenamiento de deportistas profesionales de alto rendimiento no se negocia.

La hinchada ha sido fiel y solidaria con Nacional durante 70 años. El periodismo también ha hecho enormes e históricas contribuciones en la promoción de los logros del verde. Los jugadores, por estrellas que sean, son efímeros, permanecen en los clubes entre1 y 5 años y no pueden desconocer a quienes los han llenado de gloria y reconocimientos.

Algo está pasando en el verde. Nadar contra la corriente y contra la lógica, no es lo más inteligente. Extraviaron la brújula, ojalá la encuentren, por bien de todos.

([email protected])

Share This:

2 comentarios

  1. Saúl Restrepo

    4 diciembre, 2017 at 9:04 pm

    ^Por comentario de Guillermo Carmona
    Don Guillermo, ojalá alguien del verde leyera su escrito, a ver si se espabilan.

    Después de escuchar y leer opiniones de los que saben, al hablar de esta eliminación del Nacional actual, casi todas se centraron en lo aparente, en los síntomas y en los padecimientos pero no en saber de la enfermedad.

    Cuando todo indica que Nacional como institución tiene es un problema intrínseco administrativo y lo esta mostrando y tratando como un problema superfluo de resultados.

    Esta es una falla enorme de gestión, y desde ahí pues se justifica el desaire con la hinchada, la displicencia para aceptar errores culpando a la prosodia y la arrogancia para seguir equivocados respaldando un “escelente” proyecto hundido.

    Al leer la opinión de don Guillermo, totalmente de acuerdo con él, da en clavo y figurando alguna razón de este descalabro, coincido con usted en una apreciación sobre el DT.

    Aparentemente y sin adelantarme 20 años y sin chulería alguna; creo que a Lillo le dio el síndrome de Colón cuando llegó a Nacional.

    Esa actitud y postura que puede ser considerada un error involuntario, pero es fatal para la consecución de objetivos como los que se habían trazado cuando el entrenador arribó al verde.

    Fue de lo poco que prometió y se le entendió y fue en lo que se enredo y no cumplió.
    Saúl Restrepo, Bogotà

  2. Jorge Alberto Cadavid Marin

    4 diciembre, 2017 at 12:14 pm

    *”Algo esta pasando”
    Como lo manifiesta Ud Don Guillermo, el interior del Grupo y su entorno administrativo, pecan de equilibrio en sus actuaciones, emotivas y poco reflexivas, ver el desastre deportivo, desconociendo la realidad del momento, aglutinados Jugadores y Directivos alrededor de un Técnico perdedor, no tiene explicación, además de un reto a la Afición, que en los alrededores en el momento de la rueda de prensa, pedía lo contrario de lo que ellos manifestaban.

    Si será vocero calificado, Higuita, para presentar esa moción de apoyo irrestricto al Técnico, según él, adelantado 20 años.

    No será que la incapacidad en toda la extensión de la palabra, de Botero y Marulanda, permite delegar situaciones tan delicadas en las personas que no son y generan el desconcierto que fuera de lo deportivo, hoy vive la Institución.

    La reflexión de la cúpula del Grupo Ardila, debe ser inmediata y contundente porque el revolcón que se tiene que venir es en todos los campos, administrativo, técnico y de jugadores, es definitivo por el bien de un futuro cierto.
    Jorge Alberto Cadavid Marìn, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *