Capsulas de Carreño

Son de la loma. (Juan Tallón y Rubencho)

Foto El Espectador)

Rubencho

 
                            

 
Textos: Juan Tallón y Rubencho.
 
Por qué nos gusta el Tour. Nos gusta porque es violento e inabordable, y vapulea con la mano abierta a los ciclistas.

Nos gusta porque los ciclistas utilizan ese castigo para ser felices.
Nos gusta porque cuando pasen cien años y nadie hable de Parra, Farfán, Marino Lejarreta o Raúl Alcalá, nosotros los recordaremos.

Nos gusta porque el pelotón acepta que esta carrera es inaccesible y sin embargo se decide cada año a correrla.
Nos gusta porque vimos subir a Pantani, del que nos enamoramos perdidamente por el estilo con que aferraba el manillar cuando atacaba.

Nos gusta porque el corredor utiliza esa multitud que lo rodea para estar solo.
Nos gusta por ese hilo de gloria en la cara ensangrentada de Lucho Herrera acompañado de Bernard Hinault.

Nos gusta por los días de oro de Víctor Hugo Peña cargando bidones, portando la camiseta de líder, trabajando como gregario
.
Nos gusta porque es como vivir sin estar preparado para la vida, improvisando sobre la marcha, a ver qué sale.

Nos gusta porque crecimos con las voces de Piedrahita, Arrastía, Churio, Buitrago, Moncada y si cerramos los ojos todavía oímos sus retransmisiones desde Europa.
Nos gusta porque un lunes Herrera se presentó en la meta, soltó el manillar, sacó su gorra, se acicaló después de una pendiente de 21 curvas en herradura, y ganó.

Nos gusta porque un domingo Greg Lemond irrumpió en los Campos Elíseos haciendo la contrarreloj con un manillar de tri-atleta, derrotando a Fiñón en el aniversario de la Revolución Francesa, humillado el parisino frente al Arco del Triunfo. 
Nos gusta porque sus leyendas son de mármol, como Nairo Quintana.

Nos gusta porque es la mejor película en la historia del cine.
Nos gusta porque cuando termina nos hace llegar al cielo. A solo un minuto y doce segundos de la eternidad.
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top